miércoles, 10 de mayo de 2017

Cartas a Javi 2:

Querido Javier, 

Esta más que una carta, es una confesión... Sí, debo confesar que te hice trampa, no te he dicho quien soy en realidad. Te he hablado de mi vida sin hacerlo realmente, te he contado acerca de algunos acontecimientos que viví pero he pasado por alto las partes que aún me duelen, y he cogido un par de curvas peligrosas para evitar los capítulos donde me veo mal. Pero no creas que mi intención ha sido parecer algo que no soy, pasa que últimamente mi estrategia consiste en obviar aquellas escenas, y recuerdos de todo y todos los que he perdido, porque su sola mención me hace polvo mierda. Pasé un año arruinando muchas de las cosas buenas que tenía en mi vida, relacionándome con la gente equivocada, buscando no se qué terminé perdiéndome.

La mayor parte del tiempo me funciona, hacer como que todo a pasado, que ya no forma parte de mi vida, pero hay días en que el monstruo que llevo dentro despierta y me quita el sueño, entonces quiero necesito hablar, pero no encuentro con quien y no es que no tenga amigos al contrario, los que conservo son incondicionales y no podría ser más afortunada, pero no puedo hablar con ellos y es ahí donde entras tú, por alguna razón cósmica interestelar inexplicable siento que puedo hablar contigo pero cada vez que estoy a punto de empezar a hablar pasa algo - o siento que tu necesitas hablar más que yo y te cedo el lugar, o me dejas en visto, o etc. - por eso estoy aquí escribiéndote sin importar que lo que digo tenga poco sentido.

Me siento extraviada, a pesar de que funciono en el mundo físico real, no se quien soy y mucho menos a donde voy, me han dicho "n" veces que parezco alguien determinada, segura y alegre, entonces reparo en que la mayoría no percibe lo asustada que estoy y lo gris que me siento. He descubierto en terapia que tiendo a enredarme con personas que exigen de mi más de lo que me dan, que son distantes y que me aseguran el abandono o el rechazo. La parte mas difícil de eso es que no entiendo porqué, supongo que todavía tengo algún tiempo para averiguarlo, pero lo que es definitivo es que estoy cansada harta de eso, al menos de modo consciente, ya no quiero luchar por la atención de nadie, no necesito hacer malabares para que me miren, ni tolerar lo intolerable y mucho menos conformarme, tiene que haber alguien en algún lugar del mundo a quien le baste lo que soy, alguien que pueda decirme que le gusto como para pintar de rosa todas las manchas de todos los dálmatas del planeta (ok no soy Murakami, pero tu entiendes a que me refiero).

Y bueno... eso es... eso soy, muchas dudas - ninguna certeza, verdades a medias y más de una falla, a esto me refería cuando te digo que soy un desastre.

Gracias por estar ahí, por tomarte el tiempo de leer.

Con cariño

Kats.

Aquí!!!! tenemos que ir a tomarnos todo el vino de Ica ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario