miércoles, 10 de mayo de 2017

Cartas a Javi 2:

Querido Javier, 

Esta más que una carta, es una confesión... Sí, debo confesar que te hice trampa, no te he dicho quien soy en realidad. Te he hablado de mi vida sin hacerlo realmente, te he contado acerca de algunos acontecimientos que viví pero he pasado por alto las partes que aún me duelen, y he cogido un par de curvas peligrosas para evitar los capítulos donde me veo mal. Pero no creas que mi intención ha sido parecer algo que no soy, pasa que últimamente mi estrategia consiste en obviar aquellas escenas, y recuerdos de todo y todos los que he perdido, porque su sola mención me hace polvo mierda. Pasé un año arruinando muchas de las cosas buenas que tenía en mi vida, relacionándome con la gente equivocada, buscando no se qué terminé perdiéndome.

La mayor parte del tiempo me funciona, hacer como que todo a pasado, que ya no forma parte de mi vida, pero hay días en que el monstruo que llevo dentro despierta y me quita el sueño, entonces quiero necesito hablar, pero no encuentro con quien y no es que no tenga amigos al contrario, los que conservo son incondicionales y no podría ser más afortunada, pero no puedo hablar con ellos y es ahí donde entras tú, por alguna razón cósmica interestelar inexplicable siento que puedo hablar contigo pero cada vez que estoy a punto de empezar a hablar pasa algo - o siento que tu necesitas hablar más que yo y te cedo el lugar, o me dejas en visto, o etc. - por eso estoy aquí escribiéndote sin importar que lo que digo tenga poco sentido.

Me siento extraviada, a pesar de que funciono en el mundo físico real, no se quien soy y mucho menos a donde voy, me han dicho "n" veces que parezco alguien determinada, segura y alegre, entonces reparo en que la mayoría no percibe lo asustada que estoy y lo gris que me siento. He descubierto en terapia que tiendo a enredarme con personas que exigen de mi más de lo que me dan, que son distantes y que me aseguran el abandono o el rechazo. La parte mas difícil de eso es que no entiendo porqué, supongo que todavía tengo algún tiempo para averiguarlo, pero lo que es definitivo es que estoy cansada harta de eso, al menos de modo consciente, ya no quiero luchar por la atención de nadie, no necesito hacer malabares para que me miren, ni tolerar lo intolerable y mucho menos conformarme, tiene que haber alguien en algún lugar del mundo a quien le baste lo que soy, alguien que pueda decirme que le gusto como para pintar de rosa todas las manchas de todos los dálmatas del planeta (ok no soy Murakami, pero tu entiendes a que me refiero).

Y bueno... eso es... eso soy, muchas dudas - ninguna certeza, verdades a medias y más de una falla, a esto me refería cuando te digo que soy un desastre.

Gracias por estar ahí, por tomarte el tiempo de leer.

Con cariño

Kats.

Aquí!!!! tenemos que ir a tomarnos todo el vino de Ica ;)

lunes, 17 de abril de 2017

Cartas a Javi 1:

Querido Javier:

Sí, lo sé esta es la forma más trillada y aburrida de iniciar una carta, pero son casi las tres de la mañana en este lado del mundo y no se me ocurre nada mejor. Debe parecerte bizarro que esté escribiéndote, sobre todo porque podría simplemente enviarte un whatsapp o algo más acorde con la tecnología que tenemos a mano, pero... no sé simplemente quería hacerlo.  

He pasado algunos días fuera de Lima y volver no está siendo nada fácil, saber que tengo que salir otra vez al mundo, que debo hablar con la gente y que necesito parecer funcional una vez más, solo ha logrado espantarme el sueño (algo que pensé solucionado). Sé que huir no es la solución, pero realmente se me da bien eso de no tener que ver a nadie, ni hablar con nadie por ningún medio, o salir (podría ser un Hikikomori muy feliz), pero vamos la realidad es que no tengo el dinero suficiente para mantener un estilo de vida como ese, así que estoy de vuelta.

Releyendo, noto que esta carta tiene un tono algo bastante deprimente y esa no es la idea, el plan ahora es organizarme, cambiar malos hábitos, deshacerme de todo lo que está estorbando mi camino (física y emocionalmente), re pensar en general que estoy haciendo con mi vida y a ver que sale, probablemente te cuente como voy, y si volvemos a vernos cuando regreses a Lima quizá puedas decirme si el cambio es notorio y si mi energía es diferente. 

Ha sido bueno saber de ti en estos días, me ha hecho sentir especial de cierta manera recibir tus fotos antes que las publiques y dejando de lado la vanidad, me hace feliz que le estés sacando provecho a tu salto al charco, eres un buen amigo (aunque me dejes en visto), gracias por eso, por animarme a ser siempre yo, aunque eso signifique ser un poco rara, freak o loca directamente, y gracias también por donarme "The OC" no sé que será de mi vida cuando acabe de verla. 

Bueno a pesar de mi reclusión auto impuesta durante estas vacaciones, tomé algunas fotos de los lugares a donde fui, no es Europa pero... hay lugares que tienen mucha magia, te comparto algo de lo que anduve haciendo... 

Naruto, uno de mis restaurantes favoritos. 
Malecón Cisneros en Miraflores, un día que fue a buscar al sol.

Parque María Reich Miraflores - Si ese día no solté la cámara.
Amo esta cámara ¿Se nota?
Esto es Tacama en Ica - tomé mas fotos pero esta me encantó

A propósito de estos días recordé una frase de un psicólogo famoso, Carl Jung y dice así: "La soledad es peligrosa. Es adictiva, una vez que te das cuenta de cuánta paz hay en ella, no quieres volver a lidiar con la gente." 

Hasta pronto, con cariño 

Kathia

Suena Ahora: Time after time  - en una versión que me gusta.

miércoles, 12 de abril de 2017

Proyecto Libro Viajero



Como ya les he mencionado antes amo leer y aunque es una actividad que definitivamente se puede hacer en solitario a veces también es interesante poder compartirla con un grupo de amigos con quienes puedas intercambiar opiniones, recomendaciones de libros, frases favoritas, etc.

Pensando en ello el año pasado asistí a un club de lectura, fue una gran experiencia, conocí gente muy bonita y reafirmé la idea de que los libros pueden cambiar tu vida; lamentablemente tuve que dejarlo, pero me quedé con ganas de continuar compartiendo libros y todo lo que encierran en sus páginas, así que cuando andando por la red encontré esta iniciativa llamada "libro viajero" vi la luz.

La idea consiste en juntarse con un grupo de amigos o conocidos, escoger un libro y leerlo uno a la vez, marcando las partes que nos gustan, escribiendo comentarios o reacciones y al terminar pasarlo al siguiente. Además se asigna un color a cada participante el cual identificará sus marcas y comentarios en el libro, de tal manera que al final todos podamos compartir las sensaciones e ideas que nos deja cada texto.

En lo particular me encantó la idea, no solo por lo que el compartir encierra, sino porque además soluciona el problema de los horarios e incluso el de estar en la misma ciudad que las otras personas que integran este peculiar club de lectura.

Finalmente después de indagar mucho me animé a invitar a algunos amigos (3) a participar conmigo en esta aventura, dos nos encontramos en Lima y dos en provincia (Huaráz y Tarapoto), además escogimos cada uno un color y un libro haciendo algo más dinámico el reto. Hemos terminado la primera ronda y ahora cada quien esta listo para enviar sus libros al siguiente compañero, lo que me hace mucha ilusión.

El libro que yo escogí fue Tokio Blues de Murakami, y mi color es el celeste, he marcado en él varias frases y párrafos  que me gustaron, también he agregado algunos comentarios, y aunque me parece que aun somos algo tímidos escribiendo y marcando en los libros creo que poco a poco nos iremos soltando, mejorando y marcando mejor las reglas del juego, por lo pronto estoy disfrutándolo mucho e intentaré contarles con regularidad como va esta aventura, y tal vez alguno se anime a iniciar su propio reto.

Hasta pronto.

Kats